Has Triunfado

JESUS dice en su Palabra
un dicho muy acertado:
"Yo soy el Pan de la vida,
cree en mí y serás saciado."

Como fuente de agua viva
que siempre estará saltando
es el agua que Yo doy,
" Pruébala, te la estoy dando"

Si tienes sed, ven y bebe,
dijo JESUS dando un paso
Si crees en mi Palabra
nunca vivirás frustrado.

¿Sabes lo que necesitas
para que vivas triunfando?
Es un grano de mostaza,
es la FE, mi Pueblo amado.

Si tú sabes que te amo,
que siempre estoy a tu lado
Si lo que tenía que hacer

lo hice hace 2000 años.

Derramé toda mi sangre
en la cruz, en el Calvario
para que tuvieras paz
y fueras justificado.

¿Por qué entonces te lamentas?
¿Por qué te sientes cargado?
¿Por qué no ensalzas mi Nombre
en vez de estarte quejando?

Mantén tus ojos en mí
y la FE te estaré dando
y verás que con paciencia
podrás seguir caminando.

Háblale a todos de mí,
testifica a los no salvos
Da por gracia a los demás
lo que por gracia te he dado.

Entonces tú tendrás gozo,
siempre estarás preparado
para aquel grandioso día
en que yo vendré a buscarlos.

Por eso gózate en mí;
gusta de mí, Pueblo amado,
Deléitate en mi Palabra
y confiesa que has triunfado.

-- Zaida C. de Ramón --

En Victoria con Jesús

Son muchas las circunstancias
Que a diario se nos presentan
Y en todas y cada una,
sea buena o sea adversa,
descansamos en Aquél
que nos lleva de su diestra.

No tememos a los retos
que enfrentamos confiados
por tener la convicción
de que Él está a nuestro lado.

Una victoria tras otra
Muchos triunfos nos ha dado
El mayor de todos ellos …
el que nos dio en el calvario.

¿Quién es Él, quién es Aquél
que con fervor mencionamos?
Jesús, el Hijo de Dios
Quien vino al mundo a salvarnos.

El que en la cruz se ofreció
menospreciando el agravio
El precio no escatimó ...
para así beneficiarnos.

Si su propia vida dio
para que tú y yo vivamos
¿Cuánto más no nos dará
si solo en Él confiamos?

Por eso hoy proclamamos
llenos de fe y alegría
¡Que vivir para el Señor
es la verdadera vida!

-- Zaida C. de Ramón --

Hoy es el Día

¡Qué tristeza siento al ver
que está a tu lado y no adviertes!
Me duele ver cuánto te ama
y que tú lo menosprecies.

¡Cuánto anhela dirigirte,
guiar tus pasos, tenerte!
Mas tú sigues tan altivo,
orgulloso, indiferente.

¡Si supieras lo que es
para tu vida su paz!
¡Si solo reconocieras
que hoy es tu oportunidad!

Oigo su voz dulce y tierna;
tocando a la puerta está
Solo espera le permitas
a tu corazón entrar.

Ríndele tu vida hoy;
no resistas más, no esperes
Hoy es día de salvación;
hoy debes de obedecerle.

-- Zaida C. de Ramón --

Lo Comprenderás Después

Lo que no entiendes ahora
lo comprenderás después ...
Mis pensamientos son altos
y mis caminos también.

Tú miras lo que está al frente;
Yo miro lo que ha de ser
Mantente firme, no dudes,
pues, mi gloria has de ver.

Confía, sé muy paciente;
no te inquietes, solo cree
que el que lo ha dicho lo hará;
nunca falla, El es fiel.

Si se embravecen las olas
y arremeten contra tí...
Si la obscuridad te cubre
y no sabes dónde ir,
No temas, tú no estás solo;
contigo siempre estaré
En esas densas tinieblas
tesoros te mostraré.

Aprovecha este momento
pues todo es para tu bien
Sacrifícame alabanza,
canta, danza, seme fiel
Que el reino es para valientes;
si crees, tú has de vencer.
Lo que no entiendes ahora,
lo comprenderás después.

-- Zaida C. de Ramón --

Mantén tu Fuego Ardiendo

La senda se va haciendo impenetrable,
Es un velo de sombras el camino;
A tientas va el viajero persiguiendo
La ilusión que se fue y que ya no vino ...
¡Mantén tu fuego ardiendo!

La noche se echa ya por las veredas,
El silencio se tiende en los caminos,
Y hay todavía esperanzas rezagadas
Que en carrera agitada van volviendo ...
¡Mantén tu fuego ardiendo!

Hay tempestad arriba ... ni una estrella ...
Los senderos están resbaladizos
No se distingue nada, ni una huella,
Y un viajero perdido va cayendo ...
¡Mantén tu fuego ardiendo!

Mira cómo el ideal padece frío,
La vida se ha enfermado de tinieblas;
Y ese mal de las sombras va envolviendo
Todo lo que es más bello, hermano mío ...
¡Mantén tu fuego ardiendo!

No te asuste la noche,
La mañana vestirá luminosa en su alegría;
Pero en tanto la luz va esclareciendo,
¡Mantén tu fuego ardiendo!

Mantén tu fuego ardiendo ...
Defiéndelo del viento, ¡te lo apaga!
Cúbrelo de la lluvia, ¡te lo ahoga!
Y mientras cuesta arriba vas subiendo
O cuesta abajo ya vas descendiendo,
¡Mantén, siempre mantén, tu fuego ardiendo!

-- Francisco E. Estrello --

No es Destino de Hombres

No es destino de hombres
Disputar a los cerdos algarrobas y lodo;
¡Los cerdos y los hombres difieren tanto, en todo!

No es destino de hombres
Revolcar en el barro una vida hilvanada
con puntadas de estrellas.
Una vida que lleva vestidura sagrada
no ha de ser profanada con posturas plebeyas.

No es destino de hombres
arrastrar su grandeza por los viejos caminos
de maldad enfangados
No se plantan las rosas donde crece maleza,
Ni jamás brota el agua de los pozos cegados.

No es destino de hombres
Enturbiar sus pupilas
Al mirarse en el fondo de las charcas en sombras.
¡Cómo se vive hondo en las tardes tranquilas
Cuando todo el paisaje lleva un claro ropaje!
¡Cómo se vive hondo en las frescas mañanas
Que se visten de novias entre luz y campanas!

No es destino de hombres
Disputar a los cerdos algarrobas y lodo;
¡Los cerdos y los hombres difieren tanto en todo! ...

-- Francisco E. Estrello --

 

Dios es Amor

Dios es Amor, Verdad inconfundible.
Dios es Amor. Y es tal su inmensidad,
que ante su Amor no existe el imposible,
y al pecador le ofrece eterna Paz.

Indigno soy de que El en mí pensara.
Yo sé que no merezco su perdón.
Mas con su Amor me limpia y fiel me ampara.
Su Gracia tengo cual precioso don.

Dios es Amor, y lo es, de tal manera,
que a Su Hijo dio por mi alma redimir,
y en cruz murió para que yo tuviera
en su mansión, eterno porvenir.

Dios es Amor. Mas lo que no comprendo,
es que el mortal rechace su Bondad.
Desprecie el don de Dios, y esté escogiendo
su perdición por propia voluntad.

Dios es Amor, y mi alma lo celebra
dando alabanzas a mi Salvador.
Por su Bondad cambió mi suerte negra,
y hoy brilla en mí la lumbre de su Amor.

-- Daniel Nuño --

A la Biblia

Los cielos cuentan la gloria
Y la majestad de Dios,
Haciendo de El memoria
Aunque no se oiga su voz.

El sol que tanta alegría
 Da a toda la humanidad,
¿No nos muestra cada día
  Su clemencia y su bondad?

  La Ley de Dios es perfecta,
  Que vuelve el alma hacia El,
Y la cambia en pura y recta
Aunque haya sido infiel.

Sus mandamientos son rectos,
Que alegran el corazón:
Y el que quiera obedecerlos
Hallará gran galardón.

Deseables más que el oro,
Señor, tus palabras son,
Pues no existe otro tesoro
Que dé tal satisfacción.

Son más dulces tus palabras
Que la miel al paladar,
Por eso yo quiero amarlas
Y ensalzarlas sin cesar.

-- Elvira Vila Massana --

La Oveja Perdida

Cual oveja descarriada
Huyendo de su Pastor,
Asi andaba yo alejada
Del camino del Señor.

Pero mi buen Salvador 
Me miró y me vio perdida
Y vino lleno de amor
A salvarme y darme vida.

Con tanto amor me buscó
Mi amantísimo Pastor,
Que su sangre derramó
Por librarme del dolor.

En vez de darme castigo
Que mi culpa mereció,
Bondadoso y compasivo
En sus hombros me llevó.

Ahora que me ha salvado
Y me ha vuelto a su redil,
Soy tan feliz a su lado
Que le adoro veces mil.

Hasta que en la eterna gloria
Siempre le pueda mirar
Y cantar la dulce historia
Del que me vino a salvar.

Amigo que no eres salvo:
Jesús hoy te busca a tí;
Ven pronto, ven a su lado,
Que con El serás feliz.

-- Elvira Vila Massana --

La Paz Verdadera

Paz, virtud divina, la que el mundo anhela
La que con sus fuerzas trata de obtenerla
Por más que te esmeres, por mas que lo intentes
Jamás de esa forma podrás poseerla.

La paz no es palabras, ni ausencia de guerra
La paz no se crea, tampoco se inventa.
Con todo el dinero que existe en la tierra,
Ni aun con tu vida, podrás obtenerla.

Paz que sobrepasa todo entendimiento
Aun para los sabios la paz es misterio.
No es con la razón, no es el intelecto
Jamás con tu mente podrás comprenderlo.

La paz la da Dios, regalo del cielo
Por gracia infinita que no merecemos
Para los humildes, para los honestos
Dádiva divina que no tiene precio.

Busca la justicia, cree al Verdadero
Entra en amistad con el Dios eterno
Solo hay un camino, único sendero,
Príncipe de paz, Jesús, el Cordero.

Nuevas de gran gozo te traemos hoy
Esa paz que anhelas; es la paz de Dios.
Es la paz que sacia, es la paz que llena
Recibe y disfruta … La paz verdadera.

-- Zaida C. de Ramón --

 

 

 

      

 

 

Top Cristiano - el ranking de sitios cristianos Vota X este Sitio Vota por la Página de Poemas para edificación de muchas vidas. Gracias.

 

 

          Online Users


Copyright © Maran-ata.Net - Todos los Derechos Reservados