.

Cuando mencionamos el término amistad pensamos en la relación que se establece entre dos personas afines en intereses e ideas, y que se conocieron en la escuela, en el trabajo, en el vecindario, o cualquier otro lugar, pero que no tienen parentesco alguno entre sí. Hacemos diferencia entre las amistades y los familiares considerando cada relación completamente aparte una de la otra.

¿Qué cualidades deben de manifestarse en esa relación de amistad que la distinguen de cualquier otra? No es lo mismo tratar con alguien esporádicamente, que establecer una relación de amistad la cual nace y se fortalece con el trato. En este caso, hay ciertas características, propias de la relación. Algunas de ellas:

Confianza Discreción Respeto Generosidad
Afecto Desinterés Lealtad Comunicación
Honestidad Transparencia Bondad Sinceridad
Agradecimiento Empatía Comprensión Compañerismo

Y muchas otras que son indispensables para que la relación permanezca y se enriquezca a través del tiempo.

¿Es posible que en el hogar, aparte de la relación familiar entre los miembros, se pueda establecer también una relación de amistad? ... No solamente es posible, sino ... necesaria. Precisamente los choques que se producen en muchas familias es porque se consideran padres, hijos, hermanos, pero no amigos, pues hay brechas de diferentes naturalezas que lo impiden. No pueden concebir que esto suceda en el ámbito familiar; se hacen distinciones y se erigen barreras que entorpecen las buenas relaciones.

¿Sabes cuál es el factor principal para mantener cualquier relación en óptimas condiciones, haciendo que esta sea cada día más sólida y estrecha? El reconocer que cada persona es única, con personalidad propia, con sus virtudes y defectos y con necesidades similares, propias y características de todo ser humano. Respetar esa individualidad es vital para la armonía tan necesaria en cualquier relación, sea en la familia o fuera de ella.. 

Como no somos perfectos, a veces fallamos, pero el reconocerlo y saber pedir perdón y perdonar en su momento, es necesario e indispensable para enmendar cualquier ofensa o malentendido,  restaurando y afirmando de esta manera las buenas relaciones. Son pocos los seres que no se derriten y tiran sus armas ante un perdón sincero y honesto. Es esto lo único que va a preservar la relación de amistad a través de  los años, ya sea en la familia o fuera de ella, manifestando así el valor que, para cada uno, tiene la misma. 

Hay que romper el hielo y comenzar a fomentar una relación de amistad entre padres e hijos y entre hermanos. No hay sentimiento más hermoso que el que produce el saber que nuestros hijos son  nuestros mejores amigos ... Una relación que se distingue por todas las cualidades mencionadas, resumiendo estas en dos ingredientes básicos y fundamentales: amor y unidad.

¿Quieres hacer de tu núcleo familiar uno digno de disfrutar y de imitar? Gánate la confianza de tus hijos y haz de ellos tus mejores amigos. Estarás propiciando ese mismo sentimiento entre ellos. No tendrás que temer cuando están afuera, pues, todo lo que hagan será para contigo sus confidencias. Convierte tu hogar en un club de amigos donde Cristo sea el centro y vivirás la diferencia.

 

Recibe HOY el amor de Dios y empieza a gozar de Su amistad
¡Si supieras lo que es para tu paz!

   

 

 

 

        Online Users  

Copyright ©  Maran-ata.Net - Todos los Derechos Reservados

  Free Web Counters