.

Es de todos conocido que la época que estamos viviendo es una manifestación y cumplimiento de lo que se nos adelantó por medio de la palabra profética para los últimos tiempos. Se están viendo cosas que jamás por nuestra mente pasó que veríamos. Con astucia muy planificada e intencionada, y en una evolución progresiva y sin parada, el enemigo de las almas intenta hacer estragos en todas las áreas que afectan directamente la relación del ser humano con Dios. Alejar al hombre de Dios ha sido y siempre será, el propósito y meta del diablo; y se vale de lo que sea con tal de lograrlo. 

La batalla de la carne contra el Espíritu arrecia cada vez con más furia llevando al hombre y a la mujer a un desafío craso, abierto y sin ninguna clase de respeto a lo que Dios ha establecido. Son muchos los que han estado retando al Dios Soberano, imponiendo sus ideas y estilos de vida, como a cada cual le place, para satisfacer su carne en las diferentes formas y maneras, siguiendo patrones que han establecido unas mentes enfermas con el fin de degenerar a toda la humanidad. Las modas en la vestimenta no son la excepción.

Moda ...
"uso, modo o costumbre que está en boga durante algún tiempo, especialmente en el modo de vestirse" 

Hay un refrán que dice que cuando una persona imita a otra, está haciendo "como el mono" ... y en esto, definitivamente, son muchos(as), los que se han dispuesto imitar a unos pobres modelos carentes de valores y principios, no importando cuan ridículo, anormal, indecoroso, o anti-natural sea lo que está en boga, haciendo el triste papel de esta especie de criatura y rindiendo honor a la ilusa y anti-bíblica teoría del naturalista Darwin, que dice que ... "El hombre es el resultado de la evolución del mono". 

Causa tristeza ver que ahora, muchos especialistas de la moda no se esmeran en vestir, sino, en desvestir, y esto, se ve donde quiera ... mujeres exhibiendo o marcando exageradamente con su vestimenta, las partes  de su cuerpo en el lugar donde laboran de día en día, en las escuelas y universidades, en centros comerciales y de recreación; centros nocturnos, en actividades de toda índole y en las playas ... ni se diga,  y en cierta manera, con la mayor tranquilidad y sin reverencia alguna, hasta en algunas ¡¡¡Iglesias!!! Cada día con más descaro y falta de respeto, las mujeres adultas, las jóvenes y hasta las niñas, influenciadas en algunos casos por sus propias madres, salen de sus casas sin  pudor alguno, vestidas tan indecentemente que da deseos de llorar. ¿Hasta dónde va a llegar la humanidad en el desenfreno de sus pasiones y en su rebeldía contra Dios? 

                     

 

"Engañosa es la gracia y vana la hermosura;
la mujer que teme al Señor, esa será alabada" Prov. 31:30

¿Quién dirige tu vida, el Espíritu Santo o tu carne? ¿Qué factores tomas en consideración cuando vas a escoger tus vestidos? 1.¿Agradar a Dios?  2.¿Agradar a tu esposo, si eres casada, o a tu novio, si lo tienes? 3.¿Impresionar al que te mire? 4.¿Llamar la atención a como de lugar? 5.¿Entrar en competencia? 6.¿Estar a la moda, por seguir a la mayoría? 7.¿Anunciar a todos tu pobre auto-estima? 8.¿Rebelarte contra aquellos que te aconsejan por tu bien? 9.¿Agradarte a tí misma para sentirte bien, aunque con ello desagrades a Dios? Probablemente no piensas en nada de eso, pero ¿sabes qué? aunque no lo des crédito a ninguno de los puntos anteriores, la decisión que tú tomas al comprar tus vestidos sale directamente de tu corazón. Tu forma de vestir describe y pregona a todos lo que guardas dentro de tí.

"Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón;
porque de él mana la vida" Pr.4:23

¿Acaso no te has puesto a pensar, mujer, que aunque la sociedad acepte ese estilo de vida, para Dios es abominación? No desprecies la ley de la vida para seguir la corriente del mundo que, sin pena ni compasión, te va a conducir a la muerte eterna si a tiempo no te detienes. No te constituyas en marioneta del diablo e instrumento de tentación, provocando al que te mira a la lujuria y lascivia y  poniendo en juego la salvación de tu alma y la de aquel que caiga por tu culpa. No te hagas cómplice y colaboradora  del enemigo de las almas, degradando con tu conducta la imagen de la mujer, quien  a través de los tiempos, ha sido tan maltratada.

Mujer, jovencita, ¿no has realizado que las modas que buscan mostrar y marcar ciertas partes de tu cuerpo te están despojando del respeto y dignidad que debe inspirar toda mujer? No te añadas a una mayoría que vive sin temor de Dios alguno, retando abiertamente la soberanía divina. Tú no eres un objeto puesto en un anaquel de gangas y especiales para ver quien te adquiere por el más bajo precio. Date a tí misma el valor justo que Dios te dio, y permite que sean las virtudes y atributos que Él puso en tu interior lo que aflore y se deje sentir; sea eso lo que emane de tí e impregne y sature, como el aroma del más exquisito perfume, el ambiente por donde quiera que pases; sea lo hermoso de tu espíritu lo que más llame la atención en aquellos que te observan. 

"El ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz;
y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios"  Romanos 8:6,8

Considera el valor, la dignidad, la delicadeza y el amor con que Dios te creó y vive a la altura de Sus propósitos para contigo, enalteciendo tu naturaleza de mujer con tu modo de vestirte y conducirte en el tiempo que te toque vivir en esta tierra. Estarás sembrando la buena semilla de la cual recibirás ricos y sabrosos frutos. Por sobre todo, estarás agradando a Dios y por ello ... recibirás bendición.

 "Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepasa
largamente a la de las piedras preciosas" Prov. 31:10

Mamá, enseña a tus hijas desde pequeñas, a ser recatadas y a vestirse decente y decorosamente. Si realmente las amas, esmérate en ser para ellas el buen ejemplo y modelo a imitar. Entiende, que preocupándote por este aspecto también, estarás protegiéndolas, y proveyendo, para que aprendan a tenerse en alta estima. Te librarás desde ahora de muchos sufrimientos y podrás verlas crecer espiritual y emocionalmente estables y seguras. Defiéndelas con celo de toda influencia que pueda dañarlas y guárdalas como lo que son: Un tesoro valioso y especial.

"... Las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia ..." 1Timoteo2:9

Mujer cristiana, ¡Alerta! Discierne lo que está detrás de las modas y mantente firme en lo que Dios te demanda. Aprende a vestirte elegantemente y de acuerdo a la ocasión, sin necesidad de recurrir a lo vulgar e indecoroso. Nuestro cuerpo es el templo del Espíritu Santo y como tal debemos de guardarlo, cuidarlo y presentarlo. No apagues ni contristes al Espíritu que mora en tí por seguir la corriente de una mayoría que corre locamente, detrás de unos malos ejemplos y pobres modelos sin fundamento y sin escrúpulos y cuyo fin será la condenación eterna. 

"... Vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis  para los deseos de la carne." Romanos12:14

Vive para agradar a Aquel que Su vida dio por tí y no te dejes impresionar por lo que el mundo ofrece. Gózate en ser luz del mundo y sal de la tierra. Siéntete feliz de ser diferente y recuerda que el Señor viene a buscar, no a una mayoría, sino, a un remanente. 

"El mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre"  1Juan 2:17

 

Recibe HOY el amor de Dios y comienza a hacer la diferencia
¡Si supieras lo que es para tu paz!

   

 

            

 

                    Online Users

Copyright © Maran-ata.Net - Todos los Derechos Reservados

                 Free Web Counters