El libre albedrío es uno de los valiosos regalos dados por Dios al hombre a través de lo cual ejercitamos la voluntad para tomar nuestras propias decisiones. Siendo Dios el dueño de todas las almas, por cuanto El las creó a su imagen y semejanza, jamás ha coartado esa libertad. Su propósito no fue hacer marionetas, títeres o robots a los cuales El pudiera manejar a su antojo. El no consideró la creación del hombre como un juego; todo lo contrario, sino como algo de mucha seriedad. "Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó." (Génesis1:27)

Su propósito es que todas las criaturas, voluntariamente, le reconozcan como su Creador, su Dios, su Dueño y Señor, y por tanto, le obedezcan en gratitud, para beneficio y bendición de cada uno. Fuimos creados para que tengamos amistad con El y que seamos entonces verdaderamente libres. Ese libre albedrío nos fue dado para que cada cual tome la decisión, de su propia voluntad, de seguirle a Él; solamente haciéndolo así podemos disfrutar de la verdadera libertad.

Dios sabía cuál sería el resultado de este privilegio. El sabía que desde las primeras criaturas, todas le iban a fallar. "Y  vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal." (Génesis 6:5) El hombre, desde la desobediencia de Adán, siempre se ha considerado "autosuficiente y capacitado" para tomar sus decisiones sin consultar a nadie y mucho menos a Dios. O sea, que el libre albedrío es un arma de doble filo que si no aprendemos a usarlo adecuadamente estaremos enfrentando severas consecuencias, siendo la peor de todas, la muerte eterna. ¡Se ha confundido el término LIBERTAD (libre de la esclavitud) con LIBERTINAJE (desenfreno en el uso de la libertad).

"A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición, ESCOGE, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia; amando al Señor tu Dios, atendiendo a su voz,  y siguiéndole a El; porque El es vida para tí y prolongación de tus días ..." (Deuteronomio30:19-20)

Muchos padres se extrañan y se quejan de que sus hijos, aun los pequeños, no se les sujetan, no les obedecen. Estos se rebelan a la autoridad porque no permiten que el ejercicio de su libertad les sea coartado, actitud característica de la naturaleza humana y manifestada desde el principio de su vida. Los padres no deben esperar menos, si ¡ellos mismos no obedecen a Dios! Su propio corazón engañoso les dirige a tomar cada decisión sin tomarle en cuenta.  "No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará" (Galatas-6:7) Solo el temor de Dios puede hacer que ese libre albedrío no se salga nunca de su cauce y vaya a convertirse en nuestro peor enemigo.

La libertad es dada por Dios al ser humano y nadie, absolutamente nadie, tiene la autoridad ni el derecho de enseñorearse de los demás, ni aún los padres de sus hijos. ¡Si Dios no lo hace, menos debemos de hacerlo nosotros! No quiero que se malinterprete mi pensamiento... No estoy en contra de la disciplina, la cual considero absolutamente necesaria, siempre y cuando sea hecha con amor y sabiduría, ni de las leyes creadas para el orden y beneficio de todos.  Me refiero a la soberbia manifestada en algunos, incluyendo padres hacia sus hijos, que intentan hacer de los demás sus posesiones, tomando señorío y autoridad para manejarlos a su gusto y antojo. Esto está en contra de lo establecido por Dios y se está afrentando, obviando y faltando directamente y sin temor alguno a un factor que para Dios es de mucho valor: La LIBERTAD de cada cual y el RESPETO hacia los demás. 

Si El, que es Dios, respeta nuestra voluntad, así debemos de hacer nosotros para con los demás.  Respeta a tu prójimo si quieres que se te respete a ti. Aun advirtiendo tú, que la decisión tomada por otro podría traerle serias consecuencias, no puedes tú obligarlo a ver la situación como tú la ves, ni  forzarlo a cambiar de parecer. Puedes darle un consejo y puedes instruirle; también debes de orar por él o ella, pero JAMÁS empujarlo a pensar como tú. Eso es soberbia y altivez de espíritu, lo cual es pecado y trae serias consecuencias al que lo practica. No podemos intentar hacer de los demás una copia de nosotros mismos. Aún las diferencias hay que tratarlas con dignidad entendiendo que cada cual es "único" y por lo tanto merece que se le respete. 

Ninguna persona es la propiedad de otra; ni aun los hijos. Estos le son dados por Dios a sus padres para que sean criados con amor. Dios es su dueño y algun día cada padre tendrá que dar cuenta a Dios por cada uno de ellos. Los padres responsables, pídanle sabiduría a Dios para lograr que sus hijos se cedan voluntariamente a su autoridad, y no vayan a provocarlos a ira, sino, que los puedan criar en disciplina y amonestación del Señor. (Efesios6:4) 

El matrimonio también se presta para que ciertos cónyuges quieran posesionarse de su pareja, asfixiando y matando poco a poco lo hermoso de la relación. Se estrangula la libertad a tal grado que uno se convierte en tirano sin misericordia y el otro en esclavo sin razón alguna que pueda justificarlo. Eso es una condición patólogica y enfermiza y el ó la que se encuentre en semejante situación corra a buscar ayuda antes de que sea demasiado tarde. Dios instituyó el matrimonio para que la pareja se amara y se respetara, no para que se posesionaran uno al otro. 

Aprendamos a respetar la libertad que Dios le dió a cada uno, y a vivirla y ejercitarla conforme al valor y propósito para lo cual nos fue dada. Abra el Señor nuestro entendimiento y disponga nuestro corazón para reconocer, si no lo habíamos hecho, de que ni tú ni yo somos el Creador, sino las criaturas. "Reconoced que Jehová es Dios; El nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos..." Salmo 100:3

"Quién podrá entender sus propios errores?
Líbrame de los que me son ocultos.
Preserva también a tu siervo de las soberbias;
que no se enseñoreen de mí; entonces,
seré íntegro y estaré limpio de gran rebelión."
Salmo19:13

HOY es el día de salvación para ti.
Conoce a JESUS... El vino a hacernos verdaderamente libres

   

 

 

 

 

 

        

    Free Web Counters

    Online Users


Copyright ©  Maran-ata.Net - Derechos Reservados